miércoles, 9 de diciembre de 2015

DESPIERTA VIENEN LAS SATURNALES



No temas bella amazona, el solsticio de invierno se acerca. Con el vendrán buenas hadas blancas que cuidarán de la tierra en su letargo hibernal. Con ellas celebraras lo que tú ya has celebrado cientos de millares de días, volverás a celebrar la llegada de la luz divina. Las Saturnales vuelven con velas y antorchas festejando el fin de la cosecha de invierno, el fin del periodo más oscuro y el nuevo reinado de la luz. Volverás a celebrar fiestas bulliciosas con diversión, banquetes e intercambio de regalos. Y volverás a celebrar el solsticio con otros dioses, con otros rituales bajo el mismo cielo que bendice una y otra vez a la vida.
La magia del solsticio se traduce en sonrisas y reencuentros, pero también esconde otra cara, un reto al que debes volver a enfrentar y superar una vez más: el misterio de las noches largas, las noches lluvias y frías.

Ahora escucha bien, porque vendrán tiempos de duda y tristeza, la tibieza otoñal dará paso al invierno que te mostrará marchitos árboles retorcidos, mullidas alfombras melancólicas y sáuces de vacilante sombra. Experimentaras la soledad que encierra el frio, habrá estrellas pero no flores, el barro volverá a la tierra y el agua se detendrá en los caminos con un blanco cristal que nada refleja. Recorrerás los bosques buscando la vida que acuna la tierra que ha sido cubierta con hojas de colores, buscando el murmullo de las aguas que encantaba las arboledas mientras el sol apenas nace ante nuestros ojos y solo ofrece pálidas claridades. Todavía estarás experimentando que la luz y la magia desaparecen, cuando llamará a tu puerta Cronos, el dios del tiempo de los humanos que viene a avisarte que se está acabando un ciclo. Él te mostrará que el tiempo a pasado y te mostrará reflejos de un pasado añorado. Y recordarás, recordarás a amigos que ya no están, familiares que ya no puedes abrazar, veras el rostro de personas cuya sonrisa ya no verás, semblantes de personas que se detuvieron en el tiempo y que todavía puedes ver si cierras los ojos, pero cuando los abres vuelven a desaparecer, ¿Dónde están las personas que has amado con el corazón? En ellos aún dormita el recuerdo de antaño, de aquellas caras, de aquellas sonrisas que han desaparecido como las hojas secas sin vida, ¿Dónde están? Si, astro que iluminas la tierra, ¿Dónde están esas islas de luz? Y así Cronos se presentará empujando el tiempo humano, nos invadirán tristes pensamientos, se sentará a tu lado y te formulará irresolubles acertijos que ni siquiera yo aún he podido resolver.

Pero no te dejes engañar, Cronos es también el dios del trigo, la naturaleza y la agricultura que acompaña y se  transmuta en Saturno, dios de la cosecha que volverá a traer la luz. Si llegas a entender la función de Cronos podrás abrirte paso al sol invicto y recibir la regeneración y la nueva vida.
Volverás a celebrar las Saturnales una vez más y volverán a brillar tus ojos seductores en los que aún asoma un destello de juventud. Volverás a sonreír con una sonrisa incierta y exclamas “ven conmigo” Y todos nos reuniremos para ver morir las luces del atardecer entre flores de sauce y perfume de incienso, y volveremos a ver nacer la estrella victoriosa que se alza en el cielo, la luz que recuperará su espacio sustraído al da, y todos respiraremos felicidad con un triste encanto. Nuestros ojos se bañaran en un  feliz llanto, los cerraremos y estaremos todos, volveremos a pasear y a reír juntos como siempre lo hemos hecho, como lo hicimos una y otra vez  junto a Mithra y como siempre lo haremos, cualquiera que sea nuestra forma y cualquiera que sea nuestro lugar.

Por ello, no temas bella amazona, con el solsticio volverá la luz, el bosque abrirá el horizonte arrojando sus verdes velos y el cielo se arrodillará ante el sol que brillara ante el mundo y derramará vida como ha hecho durante siglos, durante millares y millares de siglos.

Conse Cámara