Mi dieta de desintoxicación



La primavera es temporada de celebración y sus cualidades son la calidez, la humedad y la suavidad. Esa calidez que derrite la nieve y el hielo acumulados también provoca que el kapha acumulado en nuestros cuerpos (kapha es la fuerza psíquico-corporal responsable de la lubricación y energía sostenida) se convierta en líquido y empiece a moverse, los resfriados en esta época del año son las acumulaciones invernales saliendo del cuerpo.

Aprovechando el puente de San José y en vísperas de la entrada de la Primavera, he decidido realizar una dieta de desintoxicación de tres días con las técnicas del Ayurveda.

Según la milenaria ciencia Ayurvédica, la primavera apoya al cuerpo en su proceso de limpieza y desintoxicación creando las circunstancias ideales para que el cuerpo elimine acumulaciones innecesarias y pueda funcionar mejor para prevenir enfermedades y mantener el bienestar que tanto apreciamos cuando está ausente. Igual que le cambias el aceite al motor de tu coche cada no-se-cuantos-mil kilómetros, a tu cuerpo también le viene bien un periodo de mantenimiento por lo menos una vez al año y éste es el momento de hacerlo y de hacerlo bien.

La mejor coyuntura para hacerse una puesta a punto con éxito es la que mejor te vaya a tí, es importante estar tranquilo y sin resistencias al proceso de limpieza ya que además de impurezas fisiológicas, casi todos tenemos toxinas emocionales que eliminar también. Ayurveda incluye un sistema de desintoxicación muy completo llamado Pancha Karma que sólo se debe realizar bajo la supervisión de un médico Ayurvédico, sin embargo con hacer algunos cambios a tu dieta e introducir ciertas pautas que animan el proceso de eliminación del cuerpo durante entre una semana y diez días ya notarás un cambio significativo.

Esta Purificación Primaveral te ayudará con problemas como:

  Mala digestión: gases, hinchazón, reflujo ácido, falta de apetito, nausea, fatiga después de comer
  Mala eliminación: estreñimiento, deposiciones sueltas
  Problemas de peso: sobrepeso o delgadez excesiva
  Problemas de piel: acné, sarpullidos, hongos
  Sistema inmune bajo: resfriados frecuentes, congestión crónica, alergias/sinusitis
  Dificultades y/o irregularidades menstruales
  Energía baja o poca resistencia
  Insomnio, dificultad para pensar claramente
  Desequilibrios emocionales causados por estrés como preocupación, ansiedad, ira o depresión

La limpieza que recomiendo consta de seguir una dieta vegetariana de fácil digestión, eliminar alimentos que impiden el equilibrio corporal como por ejemplo el café, los tés con teína (incluido el verde), el alcohol y el tabaco, e incorporar a tu rutina un auto-masaje diario, ejercicio suave y procurar llevar un ritmo de vida más sosegado durante esta fase y darte tiempo a tí mismo para observar cómo reacciona tu cuerpo a estos cambios. Si puedes animar a un amigo o familiar que lo haga contigo, pues mejor y más fácil para los dos.

No se pasa hambre ni se ayuna totalmente, puedes seguir trabajando aunque es recomendable eliminar responsabilidades supérfluas y abrirte a nuevas perspectivas, analizar qué hábitos favorecen tu bienestar y cuáles la menoscaban.

A mí siempre me ha encantado la primavera, un renacer energético después del frío invernal: Bumi Devi -la Madre Tierra- se despierta, sale el sol y vemos cómo brota la vida y el color a nuestro alrededor. Empiezas a tener más energía y ganas de estar fuera donde cantan los pajaritos y juegan los críos. ¿Por qué no aprovechar este escenario para mimarte durante unos días y dar un empujón a tu proceso de auto-curación?

Este proceso es una variación de purvakarma, una práctica tradicional cuyo objetivo es equilibrar los 3 doshas además de reducir el estrés y la agitación de tu cuerpo y mente.
Procura mantener el ritmo de cada día bajo control, esta semana no llenes la agenda de compromisos que no sean fundamentales e incluye una sesión diaria de yoga o meditación. Si tienes mucha energía, adelante con una clase de yoga energética tipo ashtanga, sino una buena sesión de pranayama o hatha yoga será suficiente para que circule la energía por tu cuerpo.

Al despertarte por la mañana y varias veces a lo largo del día debes beberte unos 170 ml de agua tibia, esto además de mantenerte hidratada promoverá movimientos intestinales sanos. Tus comidas consisitirán de kichadi que irá acompañado de un rico chutney. Seguir esta dieta suave y beber infusiones digestivas reforzarán tu digestión y ayudarán a tu cuerpo a eliminar subproductos poco saludables de tus tejidos. Una hora antes de ir a la cama, tómate 2 cápsulas (o 1/2 cucharadita disuelta en agua caliente) de triphala, una mezcla nutritiva de hierbas usadas tradicionalmente para promover la eliminación y el rejuvenecimiento del cuerpo.

Una limpieza Ayurvédica no es un ayuno total, asegúrate de comer suficiente como para estar saciada pero no demasiado llena. Queremos mantener tu fuego digestivo fuerte sin sentirte emocionalmente apagada, si te entra hambre entre comidas, tómate unas rodajas de manzana ecológica. Si el kichadi no es suficiente, añade unas verduritas al vapor al plato, puedes elegir entre espinacas, acelgas, brócoli y calabacín ecológicos. Mastica despacio, ten la mente presente en lo que estás haciendo y así sabrás cuando tu estómago está suficientemente lleno.

Mientras que el descanso y la relajación crean espacio para la transformación, mantener una rutina diaria te mantendrá con los pies en la tierra y te ayudará a encontrar el equilibrio. Además de comer y meditar o hacer yoga a la misma hora cada día, incorpora dos prácticas nuevas esta semana: la limpieza de lengua y el abhyangam, un auto masaje tranquilizante que libera estrés acumulado y revitaliza la circulación linfática.





Entradas populares