El botiquín natural



En esta sección, hablaremos de cómo la Madre Naturaleza nos provee de todo lo necesario para remediar nuestros males, siempre y cuando la dejemos actuar, sin intervenciones.
También iremos descubriendo las propiedades de las plantas y como utilizarlas.

NUESTRO BOTIQUIN  NATURAL

Ciertamente un jardín es un lugar agradable, pero ya sea un jardín de flores o una huerta, ha de pasarse todo el verano comportando, escardillando, podando y recogiendo, y luego hay que sembrar y plantar.
Pero también sucede que haciendo esto vetamos  la Madre Naturaleza a proporcionarnos aquellas plantas que nos son necesarias.
Su jardín es su espejo: en él puede ver su propio modelo. Por ejemplo: si está lleno de margaritas, grama y acedera, ello significa que su suelo es ácido y que posiblemente su sangre tiende también a la acidez. Estas plantas neutralizarán el suelo introduciendo greda (una arcilla arenosa) en el. Las plantas son grandes alquimistas: fabrican substancias que no contiene el suelo en que se hallan. Al comer esas plantas (por ejemplo, hirviendo las raíces de la grama para tomar como té o decorando sus ensaladas con margaritas), puede usted desacidar su sangre y evitar así la ciática, el lumbago y el reumatismo.
La Naturaleza cuida de nosotros. Incluso antes de que sepamos que estamos enfermos, crecen en nuestro jardín las hierbas medicinales apropiadas, siempre que no escardillemos.

También está claro que dicha planta que hemos necesitado durante nuestra enfermedad desaparecerá de nuestro jardín en cuanto ya no la necesitemos, esto querrá decir que hemos sanado.

Echemos un vistazo a nuestro jardín y observemos que plantas silvestres crecen en el, tal vez descubramos que alguna de ellas nos puede solucionar un problema de salud del que nos resentimos.

Entradas populares