lunes, 24 de junio de 2013

PROPIEDADES DE CURATIVAS DE LA CURCUMA



En la medicina ayurvédica se utiliza en el tratamiento de flatulencias, ictericia, dificultades menstruales, orina sanguinolenta, hemorragias, dolor de muelas, hematomas, dolor en el pecho y cólicos; además, a menudo se aplican cataplasmas de forma tópica para aliviar la inflamación y el dolor.

En Occidente se han reconocido principalmente sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, y afortunadamente cada vez surgen nuevas investigaciones que apoyan su uso en una gran variedad de aspectos médicos.

Su acción antiinflamatoria es significativa y consiste en suprimir la liberación de los mediadores inflamatorios y estimular la producción de cortisona de las glándulas adrenales, la cual interviene de forma indirecta en este proceso. Además actua inhibiendo la formación de leucotrienos, la agregación plaquetaria y la respuesta de los neutrófilos a varios estímulos involucrados en el proceso de la inflamación, así como promoviendo la fibrinolisis y estabilización de las membranas celulares.

El extracto de cúrcuma y su principio activo la curcumina ha demostrado en estudios con animales una acción antiinflamatoria comparable a la cortisona y a la fenilbutazona, en casos de inflamación aguda, con la ventaja de que no produce los efectos secundarios asociados a estos fármacos.

En un estudio doble-ciego con pacientes con Artritis Reumatoide, se compararon los resultados obtenidos, cuando se les suministró 1.200 mg al día de curcumina y 300 mg al día de fenilbutazona. Los resultados fueron muy similares en cuanto a la mejoría de los síntomas de rigidez e hinchazón de las articulaciones y capacidad de caminar, pero mientras que la fenilbutazona, se asoció con efectos adversos significativos, curcumina no causó ningún efecto secundario en la dosis recomendada.

Si se aplica la cúrcuma a la piel, como es común en la India, puede aliviar el dolor y la inflamación en músculos y articulaciones, ya que afecta a las terminaciones nerviosas anulando la sustancia P, neurotransmisor de los receptores del dolor.

Ulcera gástrica : Aunque ha grandes dosis (100 mg/ kg, en ratas) la curcumina es ulcerogénica, diferentes extractos en modelos animales han demostrado una actividad antiulcerosa y citroprotectora al proteger la mucosa gastroduodenal frente al jugo gástrico por medio de un aumento de la secreción de mucina.

Síndrome de colon irritable (SCI ): A principios del año pasado, tuvimos noticias sobre la capacidad del extracto de cúrcuma de aliviar los síntomas característicos del SCI, como los espasmos intestinales y las flatulencias. En un corto espacio de tiempo, pacientes afectados durante más de 10 años, observaron una mejoría muy importante sobre estos síntomas.

Enfermedad inflamatoria intestinal : La Universidad de Nuevo México ha publicado este año, en la revista American Journal of Physiology, un trabajo sobre los efectos del extracto de cúrcuma, en la Enfermedad de Crohn .

La enfermedad se caracteriza principalmente por una excesiva porosidad de la pared intestinal, debido a la incapacidad de las células de agruparse pegadas unas a otras, creándose espacios entre ellas, lo cual se produce principalmente por la presencia de muchos compuestos inflamatorios/estimulantes. En estos casos, la cúrcuma encaja perfectamente al reducir la producción de los compuestos inflamatorios en la pared intestinal, aliviando los síntomas y ¡ quizás corrigiendo la causa subyacente!.

XXXLimagenAntioxidante : Su efecto antioxidante es comparable con las vitaminas C y E. La curcumina combate los radicales libres de oxígeno activo de forma superior a la vitamina E y a la superóxido dismutasa, pero inferior a la vitamina C. Sin embargo, frente a los radicales libres de hidroxilo la curcumina es más eficaz que todos estos nutrientes.

Las propiedades antioxidantes de la cúrcuma, no sólo se deben a la curcumina ya que el extracto acuoso es más efectivo contra los radicales libres superóxidos que la curcumina y es más fuerte en inhibir el daño oxidativo al ADN.

Por su efecto antioxidante contra la peroxidación y su coloración amarillenta, curcumina es añadida a la mantequilla, margarina y quesos entre otros productos.

Baja los niveles de colesterol: Al interferir con la absorción del colesterol ingerido, aumentar la conversión del colesterol en ácidos biliares y aumentar la excreción de los mismos, la cúrcuma puede bajar los niveles de colesterol.

Además inhibe la agregación plaquetaria, al aumentar los niveles de prostaciclina e inhibir la formación de tromboxanos.

Gracias a estas propiedades, la cúrcuma juega un papel importante en combatir la aterosclerosis y sus complicaciones.

Hepatoprotector : La curcumina exhibe un efecto similar a la silimarina contra los daños hepáticos inducidos por sustancias químicas como el tetracloruro de carbono, esto es debido tanto a su efecto antioxidante como a su efecto antiinflamatorio y colerético.

Al ser un colerético activo, aumenta la producción de los ácidos biliares en más de un 100%, así como la solubilidad de la bilis, la excreción de las sales biliares, del colesterol y de la bilirrubina. Todo esto sugiere un beneficio en la prevención y tratamiento de la colelitiasis.

La cúrcumina previene el aumento de las enzimas hepáticas SGOT y SGPT (transaminasas).

XXXLimagenNeuroprotector : En Febrero del año pasado, el Dr Daniel y colegas de la Universidad de Rhodes, de Sudáfrica, publicaron sus resultados sobre el efecto quelador del extracto de cúrcuma frente a los metales pesados como el cadmio y plomo; pudiendo demostrar por primera vez que gracias a la acción de este extracto, tanto los tejidos del cerebro, como la mayoría de los sistemas vitales del cuerpo, estaban protegidos ante estas sustancias tóxicas y dañinas.

Antimicrobiano y Fungicida : Inhibe el crecimiento de la mayoría de los microorganismos causantes de la colecistitis: Sarcina, Gaffkya, Corynebacterium y Clostridium, así como Estafilococo, Estreptoco, Bacillus, Entameoba histolytica y varios hongos patogénicos.

Anticancerígeno : Puede ayudar a prevenir el cáncer, principalmente el de colon y boca. Sus efectos como anticancerígeno, ya han sido demostrados en todas las etapas de formación de un cáncer: inicio, promoción y progresión.

Inhibe su desarrollo y promueve su regresión. La curcumina es antimutagénica y suprime la mutagenicidad de los más comunes mutágenos (humo de tabaco, benzopireno, entre otros). También reduce los niveles de mutágenos urinarios e inhibe la formación de nitrosaminas.

Exhibe unos efectos anticancerígenos muy importantes contra un gran número de sustancias químicas que provocan el desarrollo del cáncer en estudios tanto “in vitro” como “in vivo”.

Aumenta las defensas naturales del cuerpo, los niveles de glutatión y otros sulfhidrilos no proteicos y actúa directamente sobre varias enzimas y material genético.

Uso terapéutico

• Artritis Reumatoide.
• Inflamación especialmente en hombro, rodilla y codo (tendinitis, bursitis, codo de tenista y hombro congelado).
• Aterosclerosis
• Daños hepáticos por sustancias tóxicas
• Colelitiasis
• Úlcera gástrica
• Síndrome de Colon Irritable
• Colitis ulcerosa
• Enfermedad de Crohn.
• Infección por varios microorganismos.
• Cáncer (en especial de colon y boca)

domingo, 23 de junio de 2013

Llagas o aftas bucales





Aunque parecieran que fueran lo mismo, las llagas labiales (herpes labial) y las bucales (aftas) son totalmente diferentes y es importante poderlas identificar.
Las llagas bucales o aftas (del griego aphtai, quemadura) se caracterizan por ser una ampolla que tiene un centro amarillo o blanco grisáseo con un borde rojo bien definido.

Generalmente miden de tres a cinco milimetros en su diámetro (como un borrador de lápiz) y aparecen en la superficie interna mucosa de los labios o mejillas o en las membranas del tubo digestivo.

Éstas son reemplazadas por leves ulceracones que desaparecen sin dejar señal.

Mientras que la llaga labial (herpes labial) comienza como varias ampollas que eventualmente forman una llaga más grande. Son producidas por el virus herpes simplex I, aparecen por lo general sobre o alrededor (parte externa) de los labios y son altamente contagiosas. En este caso, lo más conveniente será visitar al doctor por ser ocasionado por un virus, más si se hacen frecuentes sus apariciones.

Existen diferentes factores que pueden originar las aftas bucales como cepillado agresivo, prótesis dental mal colocadas, traumas (morderse la parte interna de la mejilla al comer), alergias alimenticias, estrés, entre otros.

Para aliviar el dolor y malestar de las llagas bucales o aftas, se pueden aplicar los siguientes remedios caseros:



Remedios populares

1: Un remedio natural consiste en colocar sobre la llaga, con un bastón de algodón, un poquito de azúcar de leche la cual se puede adquirir en las farmacias botánicas..

2: Aplicar mostaza molida sobre la llaga tres veces al día. (Nota: Es doloroso, pero es considerado como muy efectivo.)

3: Enjuagar la boca con una infusión de caléndula tres veces al día.

4: Enjuagar la boca con un compuesto de agua y sal marina o una cucharada de bicarbonato de soda disuelta.

5: Un remedio de la abuela para las llagas de la boca consiste en tomar té de salvia con miel tres veces al día

6: Enjuagar la boca con 10 ó 15 g de hojas y tallos de zarzamora los cuales serán introducidos en el agua hirviendo, se tapará el recipiente y se deberá reposar 10 minutos, a modo de infusión.

7: Realizar dos enjuagues diarios.de agua de carabaña.

8: Comer una manzana después de cada comida

9: Dar toques ligeros con un gel de áloe vera sobre las llagas o, también, hacer un enjuague bucal diluyendo el gel con agua.

10: Mantener un poco de melaza en la boca cerca de las llagas.

11: Hacer un enjuague bucal con una solución hecha de una cucharada de cáscara de granada rallada y hervida en una taza de agua.

12: Frotar las aftas con una bolsa de té o, sencillamente, beber una infusiòn de manzanilla.

13: Colocar una gota de agua oxigenada en cada llaga.

14: Hacer enjuagues con infusión de romero.

15 Lavar y partir por la mitad 2 limones. Extraer su zumo y verter en media taza de agua. Enjuagar de inmediato la boca tres veces al día.

16 Machacar 2 dientes de ajo y luego mezclarlo con 1 cucharadita de sal. Aplicar esta preparación sobre las llagas durante dos minutos y después de media hora enjuagar la boca con agua.

17 Extraer el jugo de un puñado de moras y luego mezclar con una cucharada de agua oxigenada. Aplicar el líquido resultante mediante pinceladas en las áreas afectadas por las aftas.

18: Aplicar, mediante un bastón de algodón, un poco de aceite del árbol del té directamente sobre la zona afectada 3 veces al día. Este remedio tiene propiedades cicatrizantes, analgésicas, y antisépticas.

19: Hervir 2 cucharadas de la planta llamada cola de caballo en un taza de agua durante 5 minutos. Colar y enjuagar la boca con esta cocción, como mínimo, cuatro veces al día

20 Lavar varios arándanos y luego masticarlos con lo cual ayudará a cicatrizar las aftas bucales.



21 Consumir una rebanada de papaya diaria, ya que, gracias a la papaina que contiene, se favorece la eliminación de las toxinas en el organismo; una de las causas de la aparición de aftas bucales.

22 Colocar, con la ayuda de un bastón de algodón, leche de magnesia sobre las aftas

23 Masticar varias hojas bien lavadas de aguacate..

24 Hervir 100 g de hojas de abedul, durante 10 minutos, en 1 litro de agua. Pasado ese tiempo, filtrar y realizar, con esta preparación, buches o gargarismos varias veces al día.



Recomendaciones

Para las llagas bucales se recomienda:

Comer sólo alimentos fríos, ya que los calientes pueden agravar las llagas bucales

Controlar la tensión emocional es importante, ya que, aunque tiene un origen desconocido, existen estudios que demuestran que, en ocasiones, la tensión puede ser el causante de las llagas bucales.

Tener cuidado al cepillarse los dientes porque puede lastimar aún más la zona.

Cambiar de pasta dental, ya que algunas contienen lauryl sulfate que puede resecar la mucosa de la boca y hacerla propensa a los ácidos.

Consumir yogur y alimentos que contengan vitamina B, ácido fólico y hierro.

Evitar comer alimentos picantes, salados o ácidos.

Consultar con el dentista si tiene prótesis dental o puentes y sufre de constante aftas, ya que éstas pueden ser causadas porque la prótesis no se 

viernes, 21 de junio de 2013

Haz tu propia pasta de dientes


Los dentífricos comerciales contienen azúcares, edulcorantes, colorantes, conservantes y otros ingredientes que conviene evitar. 
Prepararse la propia pasta o polvo de dientes es fácil, rápido y barato. 
Receta de polvo dentífrico

• 60 g de bicarbonato sódico.

• 10 gotas de aceite esencial puro de menta.

• 5 gotas de aceite esencial de mirra.

Mezclarlo todo en un bote con tapa y sacudirlo para que se dispersen los aceites. Se usa como la pasta de dientes.

El aceite de menta es antiséptico y refrescante. La mirra es antibiótica y antifúngica. El bicarbonato restaura el pH ligeramente alcalino de dientes y encías y posee un efecto blanqueante.

Los dentífricos son demasiado agresivos

La industria ofrece para el cuidado de la dentadura una gran variedad de pastas dentífricas y enjuages bucales. Pero contra la caries, el mal que sufren el 75% de las personas mayores de 35 años, el único remedio es cepillarse los dientes, aunque sea sin pasta. La putrefacción de la piezas dentales se produce por la acción de bacterias y hongos que transforman los azúcares en ácidos que deterioran el esmalte.

Los dentífricos debieran ayudar a prevenir el problema, pero en su mayoría lo intentan de manera demasiado agresiva. Muchos contienen laurilsulfato de sodio (natrium lauryl sulfat), un detergente tensioactivo que ablanda los tejidos y puede provocar alteraciones en las encías. Los fabricantes lo utilizan porque produce mucha espuma, es un ingrediente barato y no tiene problemas de conservación.

Sin embargo, el profesor neoyorkino W.J. Hamilton descubrió ya en el año 1975 que los dientes tratados con laurilsulfato son más susceptibles a la caries. Muchas pastas también contienen insalubres compuestos orgánicos halogenados y polietilenglicoles (PEGs), que favorecen la permeabilidad de las mucosas a las sustancias nocivas, así como colorantes azoicos sospechosos de provocar cáncer.

Cuidado con los antisépticos

Asimismo es inconveniente el uso de sustancias antisépticas que supuestamente pueden frenar las bacterias, como la clorhexidina y el triclosán, que destruyen el ecosistema natural de la boca.

El uso de flúor en las pastas divide la opinión de los expertos, sin embargo parece que el pulso lo van ganando sus defensores, que alegan su capacidad para fortalecer el esmalte.

Por otra parte, en el mercado han aparecido con fuerza pastas que se promocionan como blanqueadoras. La publicidad promete una sonrisa blanca y luminosa, sin embargo no contienen ningún ingrediente activo que justifique la diferencia de precio.

La tiza, los silicatos, el óxido de aluminio y el pirofosfato de calcio sólo pueden conseguir que los dientes recuperen gradualmente su color natural, que en la mayoría de personas no es el blanco prometido. En principio estos productos no son peligrosos, a no ser que el esmalte esté debilitado.