jueves, 7 de noviembre de 2013

7 CONSEJOS PARA UNA ALIMENTACIÓN VEGETARIANA



- Consumir "superalimentos" en licuados o acompañando las comidas

- Utilizar aceites crudos (girasol, oliva, lino y chia)

- Consumir regularmente verduras de hojas verdes u hortalizas naranjas

- Utilizar alimentos con vitamina C cuando consumas cosas con hierro (cereales integrales, semillas, superalimentos, legumbres, frutos secos, etc.)

- Comer siempre variado (frutas, verduras, cereales, legumbres, semillas, hongos, frutos secos, etc.)

- No hacer mezclas de alimentos poco compatibles

- Preferir comer crudo y orgánico


■ SUPERALIMENTOS

Debes acostumbrarte a consumir "superalimentos". Esto es recomendable para TODO el mundo, ya seas vegano, ovo-lacto, carnívoro o lo que fueras. Los superalimentos son "garantía" de estar bien nutridos. Son altos en minerales esenciales como el hierro o el calcio, y en vitaminas y proteínas, aunque cada
superalimento se suele destacar en algo en particular.

Superalimentos:
- Espirulina
- Semillas de chia
- Semillas de sésamo
- Germen de trigo
- Levadura de cerveza
- Maca
- Quinoa
- Semillas de cacao (el grano puro, sin endulzar, ni cocido, ni refinado).

Los superalimentos están libres de colesterol, son bajos en grasas dañinas, y contienen grandiosas propiedades por lo cual no deberían faltar en la mesa de nadie.

Otros alimentos que no llegan a ser "super-alimentos" pero que son muy completos son el aguacate (palta), el coco, el amaranto, las semillas de calabaza (zapallo), las semillas de girasol y el tófu orgánico (fermentado con calcio)



- Licuados

En especial debes acostumbrarte a hacer licuados con "superalimentos" esto es recomendable para TODO el mundo, ya seas vegano, ovo-lacto, carnívoro o lo que fueras. Los licuados suelen ser deliciosos y fáciles de preparar.

Los super-alimentos "combinables" con licuados son: maca, espirulina, chia, sésamo (ajónjoli), y germen de trigo.
La quinoa por necesitar estar cocida se la suele utilizar en ensaladas, sopas, canelones, etc y la levadura de cerveza por su condición de "salado" se las suele utilizar en salsas, sopas, tucos, guisos, etc.



■ UTILIZAR ACEITES CRUDOS (girasol, oliva, chia y lino)

Una forma sencilla de obtener nutrientes esenciales, es con los aceites crudos, como ya es conocido por todos si "cocinamos" el aceite, transformamos un alimento nutritivo en un alimento con toxinas.

- 3 cucharas soperas de aceite de girasol ofrecen toda la vitamina E necesaria para el día.

- 3 cucharas soperas de aceites de girasol ofrecen la mitad de toda la vitamina k necesaria para el día

- 1 cuchara sopera de aceite de chia ofrece todo el omega 3 necesario para el día.

- 1 cuchara sopera de aceite de lino ofrece todo el omega 3 necesario para el día.

3 cucharas soperas de aceite son aproximadamente 300 calorías, la recomendación calórica 
diaria suele ser 2000-2500 calorías. 300 calorías es equivalente a 1 medialuna, media porción de pizza mozzarella, 1 barra de cereal o 3 panecitos (estos datos son promedios las calorías pueden variar según su contenido). Es decir, si hacemos uso CONTROLADO del aceite no "engorda".


■ CONSUMIR REGULARMENTE VERDURAS DE HOJAS VERDES Y HORTALIZAS NARANJAS

Increíblemente hay vegetarianos que no comen verduras ¡Cosa de locos! En especial nos interesan las verduras de hojas verdes y las hortalizas naranjas por su aporte en vitamina A y su contenido de fibra.


Vitamina A:

Podemos obtener el 100% de vitaminas A recomendadas para el día de las verduras de hojas verdes y las hortalizas naranjas.

Zanahoria, 1 zanahoria (cruda o hervida)
Calabacin, 1 taza (Calabazas de todas clases.)
Espinaca, 100gs que se consigue en 1 taza (cruda o hervida)
Lechuga, 1/2 planta
Rúcula, 100 grs
Acelga, 100 grs que se consiguen en 1 taza (cruda o hervida)
Brócoli, 1 taza de brócoli (crudo o hervido)
Hinojo, 1/4 de la base del hinojo
- Utilizar alimentos con vitamina C cuando consumas alimentos con hierro.

La vitamina C es importantísima para los vegetarianos porque ayuda a fijar el hierro vegetal. Alimentos con vitamina C siempre deben acompañar la cena o el almuerzo.

Gran parte de la vitamina C se destruye con la cocción. Es recomendable consumir estos alimentos CRUDOS. Espolvorear 1 cuchara sopera de perejil crudo o un trozo pequeño de pimiento morrón crudo (pimiento rojo) sobre las comidas es lo más recomendable.

Obtenemos toda la vitamina C necesaria para el día de las siguientes fuentes:


Hortalizas y verduras:

Perejil, 1 cuchara sopera
Morrón, (pimiento rojo), Con 1/4 de morrón chico obtenemos toda la vitamina C para el día.
Brócoli, 1 taza de brócoli hervido o crudo que son 100 gramos aproximadamente.
Repollo (col rizado) , 1/6 de repollo mediano (coges un repollo mediano, lo cortas en 6 y te comes una de las partes)
Tomates, 2 tomates crudos.
Espinaca, 1 taza de espinaca hervida.
Acelga, 1 taza de acelga hervida.
Hinojo, 1/4 de la base del hinojo.
Coliflor, 1 taza de coliflor hervido o crudo.


Frutas:

Naranjas, 1 naranjas grande exprimida
Limón, 2 limones exprimidos
Pomelo, 1 pomelo exprimido
Mandarinas, 2 mandarinas
Mango, 1/2 mango
Manzana, 2 manzanas grandes
Fresas, 1/2 taza
melocotones 3 unidades


Alimentos con hierro:
Cereales integrales, semillas, superalimentos, legumbres, frutos secos, etc.


■ COMER VARIADO

Pareciera que la naturaleza nos dio el mandato de "comer variado" en lineas generales con las recomendaciones anteriores cubres gran parte de las vitaminas, minerales y proteínas recomendadas para el día.

En la naturaleza, lo que "le falta" a un grupo de alimentos lo tiene el otro. Por ejemplo, las semillas suelen ser altas en vitaminas del complejo B, y en minerales, pero suelen carecer de vitamina C y vitamina A, las verduras y hortalizas poseen contundente vitamina C y A pero son bajas en minerales y vitaminas del complejo B.

Por este motivo se recomienda consumir regularmente alimentos de forma "variada"

→ Frutas
→ Verduras
→ Cereales
→ Legumbres
→ Semillas
→ Hongos
→ Frutos secos
→ Otros

■ NO HACER MEZCLAS DE COSAS POCO COMPATIBLES

Partimos de la base de que si un alimento se consume solo, su digestión será ideal. Por supuesto, nuestra cultura occidental prefiere comer rico y eso supone comenzar a mezclar las comidas para mejorar el sabor, y para ello tendremos que transitar un camino para conocer que combinación es compatible, además de ser sabrosa.

- La simpleza, es buena, y "mientras menos mezclas se hagan, mejor".

- Las frutas hay que comerlas completamente lejos de otras comidas.

- No se deben mezclar fuentes de proteínas, especialmente, no se deben mezclar legumbres, ni semillas entre sí en la misma comida (Ej.: garbanzos y lentejas, milanesas de soja y semillas de sésamo)

- Las semillas y legumbres se deben comer con verduras y hortalizas que contengan vitamina C (morrón -pimiento-, tomates, brocoli, repollo -col-, espinaca, etc.) para que se absorba bien el hierro vegetal.

- Las verduras y las hortalizas se pueden combinar con cualquier cosa y es conveniente consumirlas crudas para aprovechar sus vitaminas

- Utilizar la manzana con lo que se quiera, por ejemplo con los "superalimentos" (espirulina, germen de trigo, semillas de sésamo, semillas de chia, levadura de cerveza)

- Evitar tomar mucha agua en las comidas, el día tiene 24 horas, tomar agua junto con las comidas no es lo más recomendable

- No consumir infusiones (té, mate, café, etc) hasta 2 o 3 horas después de comer

- Evitar alimentos basura (gaseosas, harinas refinadas, azúcar)

- Los lácteos son los peores alimentos combinables. Si se lleva dieta ovo-lacta, deben procurarse no mezclar los lácteos con ningún otro alimento, ya que su combinación con otro alimento, es pésima.


Haz clic aquí para ver una nota completa al respecto ->http://goo.gl/JzwMJz

■ PREFERIR COMER CRUDO Y ORGÁNICO

Las vitaminas C, B2, B9, E y el ácido graso omega 3 se dañan considerablemente con la cocción. Variando según el caso, por el ejemplo: el contenido de la vitamina C se pierde en un 50% con una cocción simple.

El tiempo de cocción es importante. Si tenemos que elegir entre 2 recetas con diferente tiempo de cocción, pensando en vitaminas, es preferible la de menor tiempo de cocción. Por tal motivo, es mucho mejor poner verduras cuando el agua ya está hirviendo, ya que reduce el tiempo de cocción.

Gran parte de las vitaminas y los minerales hidrosolubles, es decir, "solubles en agua" como el hierro (sulfato ferroso), el ácido fólico (B9) y la vitamina C "se van al desague" junto con el agua hirviendo. Por esta razón es buena idea hacer sopa y guisos porque conservan el agua, y es mala idea tirar el agua de la cocción de las verduras.

Así y todo, hay verduras que después de hervidas siguen conservando gran parte de sus propiedades, ya que originalmente contenían "grandes cantidades" de dichas vitaminas, como la zanahoria con la vitamina A.

En el caso de las semillas y legumbres, una alternativa interesante a cocinarlos es germinarlos.

Por otro lado, hablando de cocción de las verduras por supuesto que hay alimentos como la patata o la berenjena, que se deben cocinar para poder comerse ya que crudas contienen componentes tóxicos que se eliminan en la cocción, y en casos como la quinoa o el calabacín y la calabaza, necesitan cocinarse para poder comerse por su dureza.

Los productos que no son orgánicos reciben enormes cantidades de pesticidas, herbicidas, conservantes, y en caso de venir empaquetados, generalmente les agregan colorantes, emulsionántes, que en muchos casos no son buenos para la salud humana. Es una forma de vender barato y a gran escala, envenenando al público lentamente, hasta llegar al punto en que se encontraron muestras de químicos y plaguicidas en la leche materna de varias madres en determinadas ciudades por consumir alimentos con tratamiento de veneno industrial.

Los alimentos transgénicos son especialmente peligrosos ya que surgieron estudios sugiriendo que promueven el cáncer, y por los daños a los ecosistemas fueron prohibidos en muchos países de Europa.


■ Redactado por los administradores dewww.generandoconciencia.com corregido y aprobado por la Licenciada en nutrición Natalia Finola

Ante cualquier duda consulte a su médico o nutricionista. Y si puedes, procura que sea vegetariano/vegano lamentablemente muy pocos nutricionistas carnívoros están especializados en dieta vegetariana o no lo vieron en su plan de estudios. Un profesional de la salud veg te puede entender.

Puedes consultar un pequeño listado aquí ordenado por países → http://www.generandoconciencia.com/Generando/pages/Salud/medicosynutricionistasvegetarianos.html

Por favor, si compartes la información en tu sitio, incluye las referencias, son importantes para respaldar las afirmaciones.

- Referencias:

http://www.ivu.org/ave/hierro.html
http://www.alimentariaonline.com/media/MA047_hie.pdf

http://www.botanical-online.com/medicinalesvitaminasconsevacion.htm

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002408.htm

http://www.nrdc.org/breastmilk/quimicos.asp

http://www.minutouno.com/notas/278036-preocupan-las-altas-dosis-plaguicidas-la-leche-materna

http://www.telesurtv.net/articulos/2012/09/19/ratas-alimentadas-con-maiz-transgenico-mueren-antes-y-sufren-cancer-con-mas-frecuencia-4451.html

http://www.nci.tv/index.php?option=com_content&view=article&id=11053%3Atransgenicos-cancer-y-corrupcion-en-la-ciencia&catid=29&Itemid=138

jueves, 17 de octubre de 2013

Diferencias entre el cloruro de sodio industrial y la sal natural.


Sal de roca del himalaya
Hay que hacer un cierto esfuerzo para comprender porqué algo tan saludable como la sal, se ha convertido en nuestro tóxico diario. Como siempre, no hay un motivo único, sino una sumatoria de factores. Por ello conviene analizar el tema desde distintos ángulos: químico, físico, productivo, cultural, etc. Pero veremos que todos confluyen finalmente en el bendito interés económico, que -irónicamente- muestra poco interés por la salud. ¿Será que en la economía de los negocios, una persona sana no es “rentable”?
Analizaremos el problema de la sal desde dos aspectos complementarios: el plano material y el plano energético. Podemos comenzar advirtiendo que el centro de la cuestión está en la refinación industrial. Analizada desde el punto de vista químico, la diferencia entre una sal marina integral y la moderna sal de mesa de uso corriente, resulta abismal. La simple evaporación del agua de mar, deja como consecuencia un residuo sólido, al cual llamamos sal. Este residuo está compuesto por los 84 elementos estables de la tabla periódica, aquella que estudiábamos en el colegio secundario. Por supuesto que el cloro y el sodio son los principales elementos cuantitativos, representando casi el 90% de su composición. Pero la importancia cualitativa de ese 10% restante es verdaderamente extraordinaria.
Dado que toda la vida del planeta surgió del lecho marino, es obvio que hay una semejanza intrínseca y funcional con aquella “sopa madre”. Todas las formas de vida (plantas, animales, humanos), llevamos incorporada dicha solución en nuestros fluidos internos (savia, líquidos intracelulares, plasma sanguíneo). De esto eran conscientes nuestros antepasados, gracias a su intuitiva visión holística; pero nuestro reduccionista modernismo industrial se encargó de echar por tierra esta perspectiva. Concretamente en la sal, se comenzó por pensar en términos de “suciedad”: había que lavarla y purificarla para presentarla como un producto “limpio e higiénico”. Este concepto funcionó -y lo más triste es que aún funciona a nivel masivo- también con otros alimentos básicos y sujetos a procesamiento industrial: harina, arroz, azúcar, aceite, etc.

EL PROBLEMA DE LA REFINACIÓN


Pero hay otras razones de “peso”, por las cuales la industria ha desarrollado complejos y costosos procedimientos de limpieza y purificación de la sal. Y es precisamente porque se fue descubriendo el gran valor industrial del componente básico de la sal (el cloruro de sodio ó cloruro sódico) en el desarrollo de los productos de síntesis química. Una vez liberado de “impurezas” (y por tanto del equilibrio iónico que le confieren los restantes 82 elementos), el cloruro de sodio es un reactivo perfecto y económico. Por esta razón se perfeccionó la técnica de refinación y limpieza, a fin de conseguir la máxima pureza en la producción de cloruro sódico. Esta sustancia se convirtió en un elemento imprescindible de la industria química, sobre todo para la producción de plásticos, aceites minerales, desmoldantes, etc. También la industria alimentaria la incorporó en su batería de aditivos preservantes, como inhibidor de procesos de descomposición: un ejemplo es el yogurt, que contiene cloruro de sodio, no como saborizante sino como conservante.
La Dra. Sherry Rogers aporta otra pista sobre el porqué de la refinación de la sal, en su libro “La cura se encuentra en la cocina”: “La sal de mesa común que ha invadido el mercado de Estados Unidos en los últimos 50 años, parece ser un subproducto de la manufactura de armas. Las grandes compañías (como la Morton Thiokol, fabricante de combustibles para cohetes) refinan sal para extraer ciertos minerales que luego utilizan en sus producciones bélicas y espaciales. En el proceso de refinación industrial, la sal de mesa pasa por temperaturas de 670ºC, lo cual altera definitivamente su natural estructura cristalina”.
Por estas razones se refina exhaustiva y prolijamente la sal en el mundo moderno. Una sola cifra nos permite comprender mejor esta realidad: el 93% de la sal que se refina en el planeta está destinada a fines industriales no alimentarios, un 4% es utilizado por la industria alimentaria como conservante; apenas el minoritario 3% restante se destina al uso como sal de mesa. Traducido en términos más sencillos, “de paso” la mesa “liga” los “beneficios” de la excelente “pureza” de la refinación industrial y nuestras amas de casa se “benefician” al disponer de un producto “inmaculado” y que no se apelmaza.
También existe otra importante fuente de cloruro de sodio, que si bien no proviene de la refinación, es consecuencia de un desecho industrial y por tanto arrastra la nocividad de la manipulación tecnológica, sobre todo a nivel energético. Nos referimos a las fábricas de pastas para papel o “pasteras”, tan en boga últimamente por la cuestión ambiental. El cloruro de sodio es uno de los desechos emergentes del proceso de producción de la pasta celulósica, base de la industria papelera. Como rezan las advertencias de las películas, “cualquier relación entre esta actividad y marcas de sal, es solo pura coincidencia”.
Siguiendo con la refinación de la sal, digamos que en 1971 el gobierno japonés decretó que toda la sal para consumo humano se debía elaborar por el dudoso proceso de intercambio de iones, que usa 3.000 voltios y 120 amperes de electricidad para extraer los iones de cloruro de sodio del agua de mar. Un físico atómico, Katsuhiko Tani, contrario a esta decisión oficial, comenzó a realizar estudios al respecto, creando la Asociación de Investigación de la Sal.
En una de sus primeras experiencias, Tani trabajó con almejas vivas sumergidas en distintas concentraciones de sal naturalmente obtenida por evaporación de agua de mar. Luego imitó estas concentraciones con la sal para consumo humano y con la sal de potasio (cloruro potásico), un sustituto artificial para hipertensos. El resultado: las almejas sumergidas en las soluciones con sal natural reaccionaron abriendo sus caparazones, mientras aquellas sumergidas en las soluciones con sal obtenida por intercambio de iones o con sal de potasio, permanecieron cerradas, reaccionando como si estuvieran en un ambiente hostil.
Los párrafos anteriores tienen que ver con una trágica realidad que a casi nadie preocupa: el cloruro de sodio, como compuesto químicamente puro, no existe en la naturaleza. Algo análogo ocurre con la sacarosa (azúcar blanco). Biológicamente el organismo no reconoce estas sustancias refinadas y de extrema pureza; es más, las considera tóxicas por su reactividad. Irónicamente, por la misma razón que la industria aprecia al cloruro sódico (capacidad reactiva), el organismo lo rechaza.
Para comprender mejor esta “fobia” corporal hacia los compuestos químicamente puros, podemos usar dos ejemplos burdos pero ilustrativos: la caña de azúcar y la hoja de coca. Estudios hechos en Sudáfrica sobre muestras de orina de dos mil trabajadores de plantaciones de caña de azúcar, no hallaron trazas de glucosa, pese a que en promedio mascaban 2 kg diarios de caña, o sea que ingerían unos 350g de azúcar por día. La explicación es sencilla: mientras la caña mascada es un alimento natural, completo y fácilmente metabolizable, el azúcar refinado es un producto extraño y nocivo para el organismo. Otras investigaciones realizadas en África e India muestran que la diabetes es desconocida en pueblos que no
incluyen carbohidratos refinados en su dieta.
Respecto a la coca, es simple observar en los pueblos andinos que el cotidiano consumo de la hoja mascada (benéfica para el apunamiento) no genera los efectos devastadores del extracto refinado, conocido como cocaína. Siempre estamos hablando de productos vegetales, pero de por medio está presente el proceso de refinación y purificación.

EL PROBLEMA DE LA ADITIVACIÓN


Volviendo a la sal refinada de mesa, no todo termina en el “desguace” de sus restantes 82 elementos constitutivos. Luego “sufre” la aditivación de otros compuestos refinados. El caso del yodo y el fluor, ambos minerales tóxicos y reactivos en las formas antinaturales que se adicionan industrialmente. ¿En que argumentos se basa este procedimiento, obligatorio por ley?: resolver problemas tiroideos (yodo) y proteger la salud dental (fluor). Pero nadie toma en cuenta que el cuerpo no puede metabolizar la suplementación artificial de yoduros y fluoruros. Muchos científicos están advirtiendo que estos compuestos son los principales responsables de la formación de nitratos en el estómago; y se sabe que los nitratos son las sustancias cancerígenas más agresivas, y responsables de tumores selectivos en muchos órganos. También son responsables de reacciones alérgicas y otros problemas de salud. Recientes estudios demuestran que la adición de yoduros a la sal de mesa puede causar hipertiroidismo, tiroiditis autoinmune y disminución de fertilidad. Por su parte el fluor, aún en concentraciones bajas, está relacionado con problemas neurológicos y endocrinos, afectando el sistema nervioso y provocando déficit de atención (DDA) en niños y adultos.
A este trágico panorama, se suma la aditivación de otros preservantes, por supuesto que todos legalmente autorizados e incluso sin obligación de ser declarados en las etiquetas. Además de yoduro de potasio, la industria de la sal adiciona dextrosa, un tipo de azúcar que sirve para evitar la oxidación del yodo (¡¡¡o sea que la sal tiene azúcar!!!). Luego le agregan bicarbonato sódico, para que la sal no tome un tinte púrpura ras la adición del yoduro de potasio y la dextrosa. Para evitar el apelmazamiento se adiciona hidróxido de aluminio. Es bien conocida la relación aluminio-Alzheimer y el papel que juega este metal liviano en las disfunciones neuronales, bloqueando los procesos del pensamiento. ¡¡¡Como si no tuviésemos bastante con el uso de utensilios de aluminio en la cocina, latas de aluminio para las bebidas o papeles de aluminio para envolver alimentos!!!
Otros aditivos que encontramos en la sal de mesa son: el carbonato cálcico, que no es otra cosa que un pulverizado de huesos animales, el aluminato de silicio sódico, el ferrocianuro de sodio, el citrato verde de amoníaco férrico, el prusiato amarillo sódico y el carbonato de magnesio.

EL PROBLEMA DEL SODIO


A través de la sal refinada, ingresa diariamente al organismo gran cantidad de sodio, un mineral que si bien es necesario en la química corporal, hoy en día se ha convertido en un problema a causa de su excesivo consumo, sobre todo en formas inorgánicas. El sodio contribuye al mantenimiento del equilibrio ácido-base y del balance hídrico y electrolítico del organismo, siendo necesario para la correcta transmisión del impulso nervioso y para la excitabilidad normal de los músculos. La forma ideal de su consumo es a través de los alimentos frescos, que lo contienen en modo biológicamente asimilable. Pero el enorme consumo de sodio (representa el 40% de la sal común) proviene de productos industriales y a su vez está relacionado con deficiencias del electrolito sinérgico: el potasio. El desorden sodio/potasio se ha convertido en una de las grandes causas de los modernos problemas de salud.
Normalmente se piensa -y así lo sugieren los especialistas- que con evitar la sal se resuelve el problema del exceso de sodio. Sin embargo, el consumidor moderno se ve expuesto a la inadvertida presencia de variadas y a veces nefastas formas de sodio en los alimentos industrializados de uso corriente, la mayoría de las cuales no están indicadas en las etiquetas de los productos que las contienen. Un ejemplo es el pan común, que suele aportar 1,3% de sal, o sea unos 500mg de sodio por cada 100g de un producto que se consume en grandes cantidades. Si tenemos en cuenta que la OMS recomienda que las personas adultas no superen los 6 gramos de sal al día (2,4 gramos de sodio), vemos que solo 500g diarios de pan bastan para superar dicho valor.
El cloruro de sodio refinado es ampliamente utilizado por la industria alimentaria, que además de la propiedad saborizante, toma en cuenta el aspecto conservante de la sal. En muchos productos se usa en forma abundante para resaltar cualidades gustativas, mientras que en otros cumple una función preservante. Además, el sodio forma parte de gran cantidad de aditivos alimentarios legalmente autorizados: conservantes, estabilizantes, emulgentes, espesantes, gelificantes, potenciadores de sabor o edulcorantes. Veamos aquí la nómina de 44 aditivos basados en el sodio, que a veces aparecen en las etiquetas con la simple indicación numérica:
E-201 sorbato sódico
E-211 benzoato sódico
E-215 derivado sódico del 4-hidroxibenzeno
E-221 sulfito sódico
E-222 bisulfito sódico
E-223 metabisulfito sódico
E-237 formiato de sodio
E-250 nitrito sódico
E-251 nitrato sódico
E-262(i) acetato sódico
E-262(ii) diacetato sódico
E-281 propionato sódico
E-301 ascorbato sódico
E-325 lactato sódico
E-331a citrato monosódico
E-331b citrato disódico
E-331c citrato trisódico
E-335a tartrato monosódico
E-335b tartrato disódico
E-337 tartrato sódico-potásico
E-339a fosfato monosódico
E-339b fosfato disódico
E-339c fosfato trisódico
E-350i malato sódico
E-350ii malato ácido de sodio
E-401 alginato sódico
E-450a(i) difosfato disódico, trisódico
E-450b(i) trifosfato pentasódico
E-450c(i) polifosfatos de sodio
E-470 sales sódicas, potásicas y cálcicas
E-481 estearoil 2-lactil-lactato sódico
E-500a carbonato sódico
E-500b bicarbonato sódico
E-500c sesquicarbonato sódico
E-514 sulfato sódico
E-524 hidróxido sódico
E-535 ferrocianuro sódico
E-541 fosfato ácido de sodio y aluminio
E-554 silicato de sodio y aluminio
E-576 gluconato de sodio
E-621 glutamato monosódico
E-627 guanilato sódico
E-631 inosinato disódico
E-635 5´-ribonucleótido sódico
Párrafo aparte para el glutamato monosódico, considerado como un aditivo peligroso. Su empleo en la industria alimentaria y en la restauración se remonta a casi medio siglo de historia, como potenciador de sabor. El E-621 (tal su identificación en las etiquetas) actúa como neurotransmisor, implicado en la respuesta sensorial característica del sentido del gusto, al intervenir en la transmisión de señales eléctricas a lo largo de las neuronas. Normalmente se usa en comidas precocidas, sopas, aperitivos, salsas, embutidos, cereales, carnes, mezclas de especias, conservas, alimentos procesados, sopas de sobre, cubitos de caldo, aderezos, etc.
Pese a estar autorizado su uso, numerosos estudios han cuestionado seriamente la inocuidad del glutamato monosódico. Investigadores japoneses lo relacionan con la pérdida de visión a largo plazo y la ceguera. En diversos experimentos se demostró que su inyección directa en el ojo, en concentraciones entre bajas y moderadas, causa daño nervioso. Una investigación clínica de la Universidad Complutense de Madrid, ha revelado que la ingesta de glutamato monosódico aumenta considerablemente el apetito, con el consiguiente riesgo de obesidad. Consumido en exceso y/o desde la infancia, puede modificar el funcionamiento de una zona del cerebro que regula el apetito, aumentando el deseo de comer hasta en un 40%.
En síntesis, el glutamato monosódico puede producir: contracciones musculares en la cara y el pecho, palpitaciones, ataques de asma y jaquecas, esterilidad, obesidad y el famoso “síndrome del restaurante chino” (rigidez muscular en cuello y mandíbula, degeneración de las células del cerebro, problemas gástricos, rigidez y/o debilidad en las extremidades, visión borrosa, mareos, cefaleas, opresión torácica, sensación de calor y hormigueo, aturdimiento y enrojecimiento facial). Puede ser suficiente la ingesta de 3 gramos de esta sustancia para generar dicho síndrome.

PERJUICIOS DE LA SAL REFINADA


Creímos conveniente abordar los daños que produce el consumo de sal refinada, recién después de haber pasado revista a la problemática industrial. Esto nos permite comprender mejor los mecanismos defensivos que debe desarrollar el organismo para intentar neutralizar esta agresión cotidiana. Como hemos visto, el problema tiene dos facetas principales e igualmente graves: la pésima calidad (física, química y energética) y la elevada cantidad que se ingiere.
El consumo principal de sal refinada proviene de los alimentos industrializados, que, como vimos, la utilizan por sus efectos gustativo y conservante. En este aspecto no hay que pensar solo en conservas o típicos productos salados (aceitunas, jamones, quesos, embutidos, fiambres, papas fritas, caldos en cubos o polvos, etc), sino en alimentos aparentemente inofensivos (panificados, o el “saludable” yogurt diario que tiene cloruro sódico como conservante).
Más allá del desguace provocado por la refinación, el principal problema de la moderna sal de mesa para la salud humana, es justamente aquello que la hace un inapreciable ingrediente de la química industrial: su reactividad. Frente a la amenaza que representa este compuesto reactivo (cloruro sódico), el organismo se ve obligado a poner en marcha varios mecanismos de defensa que, además de generar un importante gasto de energía y recursos, no bastan para resolver totalmente la magnitud del problema.

RETENCIÓN DE LÍQUIDOS


Un primer mecanismo de neutralización es la hidratación y se basa en el empleo de agua intracelular o plasma. Este precioso elemento -un recurso limitado en el organismo y originalmente destinado a otros fines fisiológicos- se usa para compensar iónicamente la reactividad de las moléculas de cloruro sódico. Cada gramo de cloruro de sodio que debe ser contrarrestado, exige el consumo de 23 veces su peso en agua intracelular. El producto resultante, aunque haya sido balanceado eléctricamente, igualmente debe ser eliminado como sustancia tóxica. Los riñones pueden excretar sólo una parte: se calculan unos 5/7 gramos diarios, frente a un consumo promedio de 12/20 gramos. Este déficit cotidiano entre lo que ingresa por boca y lo que puede salir por vía renal, es uno de los grandes problemas que nuestro estilo de vida le crea al organismo. Para tomar conciencia de la magnitud del problema, basta multiplicar estos valores por los 30 días de un mes o los 365 días del año!!! Aquí también podemos encontrar el verdadero origen de otra difundida problemática moderna: la retención de líquidos. Esto deriva en aumento de peso y mayor exigencia para órganos (corazón, hígado, riñones), que deben trabajar en exceso.
Otra consecuencia negativa de este mecanismo cotidiano de neutralización, es la merma del volumen de líquido intracelular. Frente al gran caudal que demanda el cuantioso ingreso de moléculas reactivas, el organismo se ve obligado a optar entre atender las naturales necesidades de plasma para la renovación celular (los millones de células que se fabrican diariamente, requieren este fluido corporal como principal material constitutivo) y la exigencia de neutralizar la peligrosa reactividad, usando este vital elemento. La consecuencia a mediano plazo es la paulatina deshidratación celular y corporal, también conocida como senilidad latente. Beber agua no basta para reponer dicha carencia, pues el agua intracelular no es únicamente H2O, sino también los restantes 82 elementos que forman el plasma marino. En síntesis, por un lado el organismo tiene un nefasto exceso de cloruro sódico y por otro, una grave carencia de sal completa y correctamente estructurada.

OBESIDAD Y CELULITIS


El cloruro sódico que no logra eliminarse por vía renal, al permanecer en el cuerpo, genera un segundo mecanismo de neutralización: la captura lipógena. El organismo “reclama” células grasas para “encapsular” al cloruro de sodio “vagante”. Por este medio, el cuerpo busca aislar material toxico que no puede evacuar en el momento, a la espera de algún momento de pausa, en el cual eliminarlo definitivamente del medio. Ese momento sería, por ejemplo, un ayuno, que demás está decir, jamás tiene lugar en nuestro vertiginoso ritmo de vida.
Como consecuencia de este segundo mecanismo de neutralización, el organismo va formando un tejido esponjoso que deposita en la hipodermis, el estrato más profundo de la piel. Este edema acidulado genera dos consecuencias por demás conocidas y temidas: sobrepeso y celulitis. Puede afirmarse que este proceso de neutralizar sustancias tóxicas (no solo el cloruro de sodio) en el tejido graso, es una de las causas profundas de la obesidad, aunque sea algo difícil de aceptar a causa de nuestro condicionamiento cultural. Concretamente: más toxinas quedan en el organismo por colapso de los emuntorios, más incremento de grasa corporal. O dicho de otro modo: la toxemia corporal genera obesidad.

CRISTALIZACIÓN Y ESCLEROSIS


Las moléculas de cloruro de sodio que no consiguen ser eliminadas por los riñones o aisladas en el tejido graso, obligan a desarrollar un tercer mecanismo de supervivencia: la cristalización. Y bien decimos supervivencia, porque la acumulación de más de 35g de estos cristales puede resultar letal para el cuerpo. El cloruro sódico se une con aminoácidos de origen animal (presentes en los productos lácteos y cárnicos) y da lugar a la formación de cristales de ácido úrico. Los cristales que no consiguen ser evacuados del organismo, se depositan en huesos y articulaciones a la espera de una oportunidad futura de excreción (tal como sucede con el tejido graso), provocando dolores osteoarticulares (artritis, gota, reuma) por sus características punzantes. Otros cristales de ácido úrico se recombinan con más cloruro de sodio y oxalatos de calcio, dando lugar a la formación de arenillas y cálculos (vejiga, riñón, vesícula). Otra variante de esta cristalización la encontramos en las paredes de venas y arterias, causando fragilidad capilar y esclerosis. La cristalización es, originalmente, un mecanismo protectivo y de emergencia que el organismo desarrolla para defender la calidad del medio celular y el correcto funcionamiento de las células. Pero la cronicidad de la intoxicación termina por envenenar al sistema, ya que el exceso de cristales no consigue ser evacuado del organismo y ello provoca graves dolencias, también crónicas.
Otros perjuicios del consumo de sal refinada han sido evaluados por distintos investigadores: problemas emocionales, excitación, insomnio, fatiga, úlceras, dependencia adictiva, hipertrofia de las glándulas suprarrenales, pérdida del cabello, estreñimiento, cáncer de estómago y osteoporosis (el exceso de sal incrementa la excreción de calcio a través de la orina, favoreciendo la desmineralización del hueso). La diagnosis oriental brinda indicadores físicos para detectar la excesiva presencia de sal en el organismo: piel oscura, rigidez muscular, mandíbulas apretadas, dientes inferiores sobresalientes, derrames en el blanco del ojo, orina fuerte y heces oscuras y confitadas.

ALTERNATIVAS A LA SAL REFINADA


Tras haber abordado la cuestión energética y las disparidades entre cristales naturales y refinados, conviene detenernos en las diferencias que existen entre las distintas opciones naturales de sal. Vimos que en la antigüedad, una de ellas estaba reservada a la nobleza (sal de roca) y otra a la plebe (sal de mar). Ahora veremos los motivos de esta discriminación, quedando la duda si ello se hacía por cuestiones esotéricas o intuitivas.
Ambos tipos de sal provienen del plasma marino, y se originan como consecuencia de la evaporación del agua. La sal marina natural se produce generalmente en zonas costeras, a través de una antigua técnica de evaporación en cuencas comunicadas por canales. En este caso, es evidente que el estado de contaminación del mar repercutirá en la contaminación de la sal así obtenida. Antiguamente esto no era un problema. En cambio, hoy día todos los mares y sobre todos aquellos de los litorales habitados, están recibiendo la descarga de desechos cloacales e industriales. A esto se agrega el efecto provocado por la navegación y sus continuos e inevitables accidentes. La contaminación no solo se visualiza en términos de metales pesados e hidrocarburos, sino en la consiguiente incorporación de los patrones vibratorios disonantes, propios de estos desechos.
Otra fuente de sal marina son las minas a cielo abierto, donde simplemente se recogen antiguas evaporaciones que han quedado ahora circunscriptas a territorios mediterráneos. En el caso de nuestro país, podemos citar los salares de La Pampa, San Luis o Córdoba. En estos casos es habitual el procedimiento de “limpieza” o “lavado”, consistente en extraer “impurezas”, que no son otra cosa que preciosos oligoelementos (minerales traza) claves para nuestra salud. El mayor o menor grado de esta inútil intervención humana, que quita microminerales claves para la salud, determina la mayor o menor calidad del producto final. Obviamente, cuanto más blanco y corredizo, más refinado y empobrecido. Aquí no nos referimos a la refinación industrial para obtener cloruro de sodio puro, sino simplemente al lavado que se realiza para “mejorar” la presentación del producto, o bien para cumplir con los grados de pureza que exige la ley a través del Código Alimentario (ver apéndice al final de libro).
En el caso de la sal andina, estamos hablando de residuos de evaporaciones ocurridas hace 250 millones de años, que luego de capturar la energía fotónica del sol, han sido sometidos a inmensas presiones de antiquísimos plegamientos. Estas transformaciones biotectónicas, han impreso un particular patrón energético en su estructura cristalina y la han preservado de contaminaciones. La sal de cristal de roca o sal gema se encuentra en brillantes venas blanquecinas o rosáceas, lo cual obliga a un proceso extractivo artesanal.
Técnicamente, el cristal de sal de roca (o gema, según la legislación nacional) recibe el nombre de halita y su disponibilidad está limitada a ciertas regiones del planeta. Por ejemplo, existen vetas en el Himalaya, sobre las cuales recientemente se han realizado importantes estudios y análisis que revalorizaron su potencial y generaron la reactivación de su explotación manual. En nuestro continente tenemos depósitos de estos preciados cristales a lo largo de los plegamientos andinos. Sin embargo, el desconocimiento y la prohibición para consumo humano, hacen que sólo las poblaciones locales hagan uso de este recurso y, más que para el uso humano, ¡¡¡para complementar la dieta de sus animales de pastoreo!!! Pero estas cosas no suceden solo por presunta “ignorancia campesina”. Es interesante notar que el Código Alimentario Argentino permite para consumo humano solamente aquellos cristales transparentes y de gran pureza (99,5 % de cloruro de sodio). En cambio “la sal gema impura, blancuzca o grisácea… podrá expenderse para la alimentación de animales únicamente” (ver artículo 1271 del apéndice, al final del libro).
Con el devenir de la revolución industrial, las minas de cristal de roca fueron cayendo en el abandono, no pudiendo competir a nivel de volúmenes y costos de extracción y transporte, con el sencillo sistema de los salares a cielo abierto. También por esta causa fue perdiendo importancia económica la producción de sal por evaporación, en los litorales marinos. Finalmente la abundante y económica oferta de sal industrial refinada, terminó por generar un cono de sombra sobre ambas fuentes de sal natural.
El empleo de microscopios electrónicos de alta potencia, permite visualizar en imágenes todo lo que expresamos en palabras sobre las diferentes sales. A continuación reproducimos fotografías de distintos cristales de sal, publicadas en el libro “Agua & Sal” de lo doctores alemanes Barbara Hendel (médica) y Peter Ferreira (biofísico). Para dar una idea de lo reciente de estos conocimientos, digamos que dicho volumen fue editado en Alemania en 2001 y traducido al inglés recién en 2003.
Más allá de la pureza, garantizada por la presencia de los cristales enteros, la diferencia fundamental entre la sal marina y la sal andina tiene que ver con el aspecto energético. Sería como comparar un guijarro de arroyo y un diamante. Los elementos del guijarro son de composición grosera, pues no han estado sometidos a grandes presiones durante millones de años. En cambio los cristales de roca muestran una composición más refinada, por efecto de estas antiquísimas compresiones tectónicas. Y es esta sutil energía, también llamada por los biofísicos “patrón energético altamente ordenado”, la que se libera al disolver los cristales en agua. Por este sencillo proceso, más conocido como hacer salmuera y que veremos luego en detalle, también estamos disolviendo los quantos de luz (los biofotones más puros) fijados en la red cristalina. De ese modo obtenemos una sopa primaria, similar a la que originó la vida en la tierra, similar al líquido amniótico del vientre materno y similar también a nuestro plasma sanguíneo.
La forma más práctica y eficiente de consumir sal andina, es a través de su disolución en agua, con lo cual se logra lo que técnicamente se llama solución salina y que vulgarmente se conoce como salmuera. De ese modo, los componentes minerales y energéticos contenidos intactos en los cristales, se difunden en el medio acuoso, que hace las veces de eficiente vehículo.
Normalmente se consiguen los cristales de sal ó la salmuera preparada. Para preparar salmuera en casa, basta colocar los cristales de sal andina en un frasco de vidrio con agua limpia, removiendo luego. Al cabo de 24 horas estaremos en presencia de una solución saturada. Este límite es infranqueable y representa una garantía de concentración, sin necesidad de controlar pesos y medidas. De todos modos, para ayudar a dimensionar el recipiente a utilizar, digamos que 500 gramos de cristales de sal generan aproximadamente dos litros de salmuera o solución saturada.
Por último, existen alternativas desarrolladas con el fin de ennoblecer el tenor mineral de este condimento básico; nos referimos a la sal andina enriquecida. Como hemos visto, la aditivación mineral se convierte en un factor tóxico cuando se realiza a partir de compuestos refinados o de síntesis química. Esto lo sabían los orientales, que desarrollaron un excelente suplemento mineralizante: el furikake. Se trata de un artesanal preparado japonés, resultado de combinar hojas escaldadas y pulverizadas (mora, escarola, zanahoria, nabo, etc). Dichas hojas poseen una característica en común: la alta cantidad y calidad de los minerales orgánicos contenidos, fácilmente asimilables por el organismo. En el caso de la sal andina enriquecida, se agregan también pulverizados de hojas condimentarias (salvia, orégano, apio, perejil, espinaca y romero) y algas (kelp y espirulina), lo cual aporta gran dosis de sabores y principios activos, nutricionales y terapéuticos. Al combinar la sal andina con este pulverizado de hojas y algas, el resultado es un exquisito aderezo saborizante y mineralizante, ideal para usar en la preparación de rehogados, nitukes, estofados, guisos, caldos, ensaladas, etc.

viernes, 27 de septiembre de 2013

ESPIRULINA: MICRO-ALGA, SUPER-ALIMENTO





Científicos de todo el mundo llevan investigando desde hace muchos años el enorme potencial del alga “Spirulina Platensis“ y aseguran que tiene innumerables efectos positivos para la salud en general y para una mejora significativa del rendimiento físico en particular. Hoy en día, está mundialmente admitido su efecto de "Bio-dopaje" para el cuerpo, ya que entre las características positivas de esta micro alga, encontramos que contiene muchos tipos de nutrientes, como el hierro, selenio, vitaminas A y B12, potasio y sodio, así como la presencia de una cantidad abundante de sustancias antioxidantes, condiciones que hacen de la espirulina, una promotora efectiva de la salud humana.

En pocas palabras, La espirulina es un suplemento dietético para todas las edades, y todos los ámbitos de la vida que ayuda a equilibrar y estabilizar el sistema inmunológico a través de su efecto antioxidativo.

Los antioxidantes de la espirulina estimulan el sistema inmunológico, por lo que nos puede proteger contra el cáncer y otras enfermedades. La espirulina contiene en particular, una gran variedad de antioxidantes como la vitamina C y E, beta caroteno, selenio, manganeso, zinc, hierro y cromo. Son armas muy importantes en la lucha contra los radicales, que debido a una nutrición no adecuada, al estrés o a las lesiones se han podido liberar en el organismo y dañan las células del cuerpo.

Los antioxidantes juegan un papel importante en la protección celular, y sobre todo en el campo de la lucha contra el envejecimiento. De gran importancia para el organismo, también es el contenido de clorofila en la espirulina. La clorofila es la única sustancia que trasmite la energía solar almacenada a través de la digestión a las células. A parte de las algas, sobre todo las verduras como la col verde, el perejil, las espinacas y el brócoli, contienen cantidades altas de clorofila, un potente alcalinizante y por tanto, un aliado contra el cáncer.

Los polisacáridos (biomoléculas que se encuentren entre los glúcidos), mejoran la comunicación celular, y por lo tanto la capacidad de leer, y si fuese necesario, de reparar el ADN.

Fortalece el sistema inmunológico

Aumenta el rendimiento físico

Incrementa la eficiencia de los poderes de auto-sanación
La Espirulina actúa contra los virus y agentes patógenos

Contribuye al crecimiento y al mantenimiento de una flora intestinal sana. Sobre todo las bacterias ácidos lácticas, y las bifidobacterias aprovechan del apoyo de la espirulina, que proporciona de esta manera indirecta, una disminución de la concentración de levaduras perjudiciales. (Candida albicans).

Aumenta también la producción de anticuerpos y citoquinas. Bajo la influencia de la espirulina, las células T y B (células encargadas de la defensa específica del sistema inmune) se activan. En 1989 los investigadores del “National Cancer Institute/ USA”, demostraron que los sulfolípidos de la espirulina protegen las células “T” contra los efectos tóxicos del VIH. Además estos sulfolípidos, que figuran en la espirulina, se han calificado como ayudantes eficaces, contra el virus del herpes y los virus de la influenza.

La NASA ha elegido la espirulina, para enriquecer la dieta de los astronautas en misiones espaciales. Y es que todo apunta a que las algas son el alimento del futuro.

*Adelgazar con Espirulina*
Las proteínas de la alga espirulina, tienen dos efectos importantes cuando se trata de perder kilos. Indica mas rápidamente la señal de saturación, y a la vez reduce el apetito. Es un apoyo ideal, en periodos de régimen. El alto contenido de proteínas, ayuda tanto a reprimir la sensación de hambre, como a regular y equilibrar los niveles de azúcar en la sangre. Para conseguir este efecto, se debe tomar durante un período limitado 2 gramos diarios de espirulina.

INGREDIENTES ACTIVOS DE LA ESPIRULINA

*Proteínas para los músculos sanos*
La espirulina posee un 60% de mayor contenido de proteínas, que todos los alimentos naturales. También tiene mucha importancia, en lo concerniente a la utilización adecuada de estas proteínas en el organismo que tiene la composición de los aminoácidos esenciales, esto quiere decir los ácidos no producidos por el propio cuerpo. El efecto de la utilización de la proteína de la espirulina, es comparable a el de la carne. Pero la proteína de la espirulina, tiene la ventaja, que no afecta al cuerpo con colesterol!

*Las vitaminas naturales*
La espirulina contiene una amplia gama de vitaminas. Las algas pueden cubrir los requisitos diarios de vitamina A y B12, por completo. Las vitaminas que se encuentran en la estructura compleja y armoniosa de la espirulina, pueden ser utilizadas de forma mas efectiva, que en el caso de la ingestión de monovitaminas sintéticas. Al mismo tiempo este complejo vitamínico de las algas, es mejor tolerado por el estómago y los intestinos. Además el cuerpo puede elegir en el marco de esta oferta sana y variada, con los componentes de vitaminas que realmente necesita. Ventaja adicional: No hay el riesgo de sobredosis, como por ejemplo en el caso de tomar la vitamina A en forma de pastillas. La Espirulina contiene las siguientes vitaminas: El beta caroteno (provitamina A), La tiamina (B1), Riboflavina (B2), Niacina (B3), El ácido pantoténico (B5), Piridoxina (B6), El ácido fólico (B9), La cobalamina (B12 bioactivo) y Vitamina E (alfa tocoferol)

*Minerales y oligoelementos*
Las algas absorben los minerales y oligoelementos directamente del agua, por lo tanto, el contenido mineral de la espirulina , depende del contenido mineral del agua en la que crece. Pero esto no afecta a la densidad muy alta de nutrientes en las pastillas verdes y pequeñas de la espirulina. Para todas las personas que tienen una mayor necesidad de nutrientes debido al estrés, o a otras cargas personales o profesionales, la espirulina es un suplemento dietético muy adecuado.

Por eso la espirulina es recomendable particularmente para los deportistas, personas que trabajan en tensión, mujeres embarazadas, madres lactantes, niños en crecimiento, personas convalecientes y ancianos. Todos ellos pueden mejorar no solo su rendimiento mental y físico, si no también la salud en general, a través del uso de la espirulina.

(FUENTE: CebaNatural)

jueves, 19 de septiembre de 2013

Propiedades de la horchata de chufa: bebida sana y vegetariana

Esta bebida vegetal, la horchata de chufa, aporta nutrientes, antioxidantes, vitaminas y más componentes saludables y beneficiosos para el organismo.

Horchata con fartons


La horchata de chufa, en valenciano, orxata de xufa, es una bebida que se elabora con unos pequeños tubérculos subterráneos, de la planta juncia avellanada, denominados chufas, que son machacados y exprimidos, y a los que se les añade solamente agua y azúcar, por lo que resulta una bebida totalmente natural, muy utilizada por vegetarianos y veganos.

Se cultiva en dieciséis pueblos de la comarca valenciana de L’Norta Nord, ya que sus tierras reúnen las características idóneas para esta planta, lo que la convierte en la única zona de Europa donde se cultiva este tubérculo. Por tanto, es una bebida típica valenciana, aunque expandida a toda España y parte del mundo.

Los vegetarianos y la horchata de chufa

Para los vegetarianos y veganos, sobre todo estos últimos que no consumen ningún tipo de lácteo ni derivado, la horchata de chufa es una alternativa perfecta a la leche, ya que es una bebida exclusivamente vegetal, que además nutre y beneficia dentro de una dieta estrictamente vegana.

Además, es una fuente de aminoácidos esenciales, llamados así porque son vitales y no pueden sintetizarse por el organismo. La horchata de chufa es, por tanto, la solución ideal para los veganos que no ingieren huevos, quesos y carnes, alimentos que son fuente de la mayoría de ellos.

La horchata de chufa: mucho más que una bebida refrescante

A pesar que el Código Alimentario Español la incluye en el grupo de bebidas refrescantes, a diferencia de estas, la horchata de chufa contiene, además de agua, proteínas, hidratos de carbono, grasas, sales minerales y vitaminas.

Todo esto la convierte en una bebida nutricional, equilibrada e idónea para el ser humano, recomendada por especialistas del aparato digestivo y otros médicos para ayudar en la prevención y mejoría de muchas dolencias.

A este respecto el Profesor Titular de Patología y Clínicas Médicas, y Jefe del Servicio de Digestivo del Hospital Arnau de Vilanova en Valencia, España, Miguel Bixquert Jiménez, dice “… la horchata de chufa, reputada clásicamente como una bebida refrescante natural, sana y energética, con propiedades digestivas beneficiosas y saludables, señaladas empíricamente desde hace cientos de años… es nutriente porque contiene carbohidratos, lípidos, proteínas, diversos minerales y vitaminas, pero no contiene colesterol”.

Asimismo, el desaparecido profesor de Botánica en la Facultad de Farmacia de la Universidad Autónoma de Barcelona, Según Pio Font Quer, dice en su libro Plantas Medicinales: el Dioscórides Renovado, que la horchata de chufa es “calefacciente y desecante, expele las flatulencias, fortifica las entrañas, alivia los cólicos, provoca la orina y el menstruo, aprovecha para la hidropesía reciente, se reputa por cefálica y es buena para los vértigos y aturdimientos de cabeza. Se usa algunas veces en enjuagues o colutorios para las úlceras de la boca y encías”.

Y así, se podría ir enumerando un gran número de médicos y terapeutas, que a lo largo de la historia han declarado la infinidad de propiedades beneficiosas de esta bebida.

Usos de la horchata de chufa

A pesar de que tradicionalmente se degusta fría en época estival y como bebida refrescante, su uso es extensivo al resto del año, ya que puede utilizarse como alternativa, más saludable, a la leche de vaca, en desayunos o meriendas invernales.

También en sustitución a la leche de soja, almendras o avena, y como estas, se puede tomar caliente, añadir malta, café, cacao o cualquier otro ingrediente, en definitiva darle el mismo uso que se daría a cualquier tipo de leche.

Además, con la horchata de chufa se pueden elaborar muchos platos dulces y salados, veganos o tradicionales.

Propiedades e indicaciones de la horchata de chufa

Como señala el doctor Bixquert, la horchata de chufa es la bebida refrescante por excelencia, con altas propiedades nutricionales, condiciones anti arterioscleróticas y reductora del riesgo de ciertos cánceres.

“…Además es natural… Su uso debería aconsejarse y fomentarse mucho más de lo que habitualmente se hace y adicionalmente recuperaríamos un aspecto nutricional tradicional beneficioso…”

Pero el doctor Bixquert no es el único, diversos estudios médicos e investigaciones han concluido que posee muchas propiedades cardiovasculares y digestivas, entre otras.

Indicado en casos de:

  • Hipertensión: ya que es un alimento bajo en sodio.
  • Colesterol elevado y triglicéridos: por su alto contenido de ácido oleico.
  • Problemas digestivos: debido a su poder antidiarreico, por su contenido en almidón. Su función de facilitar la digestión y evitar la aparición de gases, por su contenido enzimático.
  • Retención de líquidos: por su acción diurética, debido a su alto contenido en agua y escaso en sodio.
  • En casos de debilidad: por sus propiedades nutritivas.

Su uso está permitido a los celiacos, por carecer de gluten, y, si no le añadimos sacarosa, también es ideal para los diabéticos, por su alto contenido en arginina, que tiene propiedades insulinógenas.

Clases de horchata disponibles en el mercado

Además de poder consumir directamente la chufa, como fruto seco, la bebida obtenida a partir de este tubérculo machacado, es decir, la horchata, tiene diferentes formas para su consumo en el mercado:

  • Natural: esta es la bebida en la que solamente se emplea en su utilización chufa, agua y azúcar, y no se le expone a ningún tratamiento posterior. Se suele consumir líquida o granizada.
  • Natural pasteurizada: es la misma que la anterior pero sometida a un tratamiento de pasteurización por debajo de 72ºC, pero sin adición de aditivos ni coadyuvantes tecnológicos.
  • Esterilizada: aquí la horchata sufre un proceso tecnológico para transformar o suprimir su contenido en almidón y se somete, posteriormente de su envasado, a un tratamiento térmico para eliminar los posibles microorganismos y la inactividad de sus formas de resistencia.
  • UHT: muy parecido al anterior, pero su proceso será mediante un tratamiento térmico UHT.

Por tanto, beber horchata no se limita al hecho de paliar la sed con una bebida de agradable sabor. Con su consumo, se está aportando al organismo una serie de componentes beneficiosos y saludables. Muy recomendada para niños, ancianos y embarazadas. Además perfectamente compatible con una dieta estrictamente vegana, celiaca, e incluso, sin sacarosa, óptima para los diabéticos.

Lola Sancho Cabrera
http://alimentosnaturalessancho.blogspot.com.es/2011/12/propiedades-de-la-horchata-de-chufa.html

sábado, 14 de septiembre de 2013

La algarroba II



La harina de algarroba se elabora a partir del fruto del algarrobo, considerado éste desde antiguo como la mas preciada ofrenda de los dioses.
Elevado a la categoría de divino por los indigenas sudamericanos por sus uso y aplicaciones:

-Su follaje da sombra reparadora y resguardo en las trdicionales ceremonias religiosas.
-Su madera da calor y abrigo como leña, para la construcción de muebles, utensilios o viviendas.
-Su flor, donde las abejas sacan el nectar para hacer la miel.
-Su resina, ampliamente conocida como excelente tintura de color negro para lana y algodón.
-Las hojas y la misma corteza, utilizada para la cura de muchas afecciones del cuerpo.
-Las comidas y bebidas que preparaban con su fruto.
-Las hojas y las vainas, aprovechadas tambien para el alimento del ganado.

Sus nombres

El nombre común es algarrobo, blanco o negro.
En guaraní se llama Ibopé morotí, Ibopé hu.

Su nombre cientifico es Prosopis.
Prosopis alba para el blanco.
Prosopis nigra para el negro.
En ingles se le conoce como Carob tree.

A tal punto es la influencia que tiene el algarrobo en ciertas zonas, que algunos estudiosos de la Argentina sugieren denominar "cultura del algarrobo" a la del norte de Argentina, donde mas crece en sudamerica. Según Pablo Rojas Paz: "Cuando el paisano dice "arbol" solo se refiere al algarrobo.

También se cultiva en nuestra zona, en toda la cuenca Mediterranea y sin que haya evidencias se dice que la algarroba era el alimento que consumia San Juan el Bautista, por lo que se conoce es ciertas zonas como "Pan de San Juan".

Las vainas maduras permiten obtener una harina muy dulce, con sabor muy paecido al cacao, pero con diferente composición nutricional ya que no tiene como el chocolate o cacao, cafeina, teobromina, ácido oxálico, ni exceso de grasas o sodio y tampoco requiere aditivos para su consumo.
Al ser soluble en liquidos, puede mezclarse rapidamente con agua o leche, sin necesitar cocción. 

Pueden prepararse tortas o postres, directamente como cacao. Si se usa como cobertura, se diluye en agua caliente y se le añade un poco de aceite o manteca para compensar su falta de materia grasa.


Los indígenas utilizaban la algarroba para producir sus bebidas a través de la fermentación de las vainas. 



PROPIEDADES ALIMENTICIAS

-Carbohidratos:
Se destaca la presencia entre un 40 y un 50% de azúcares naturales (fructosa, glucosa y sacarosa) que hacen inecesaria la adición de azúcar refinado que requiere el cacao. Esto hace que sea un alimento energético por excelencia: 313Kcal cada 100 gramos.

-Proteinas: Su aporte es significativo, sobre todo al mezclarse con otras harinas, como el trigo, el maiz u otros cereales.
La harina puede reemplazar a la carne o quesos, al mezclarse con un cereal se puede lograr un equivalente al valor de las proteinas animales.

Fibras: Abundantes en la harina de algarroba, sobre todo en las de cernido drueso. Durante el proceso de digenstión y junto con los hidratos de carbono produce una lenta transformación de azucares.

-Minerales: Posee una cantidad muy alta de minerales.
Se destacan:
Calcio, en cantidades similares a las del queso, seis veces mas que el cacao.
Hierro, que en la algarroba son similares al hierro del higado.
Fósforo, magnesio, zinc, silicio, potasio y un bajo contenido de sódio, 7 veces menos que el cacao.

-Vitaminas
Se encuentran vitaminas A, B1, B2 y D. 

* No posee gluten:
Por lo cual es apto para celíacos

* Grasas:
Si bien aparecen en pequeñas cantidades, son de excelente calidad. Su porcentaje es menor en proporción a la harina integral de trigo. Los análisis muestran en su composición la presencia de ácidos grasos indispensables que el organismo no puede fabricar, como el linoleico y el oleico.


USOS MEDICINALES
Las algarrobas frescas son laxantes. Su harina, en cambio, es antidiarreica y posee la especial propiedad de adsorber las toxinas del conducto digestivo.
Excelentes resultados ofrece en las diarreas infantiles y es uno de los tratamientos más empleados en las gastroenteritis de los lactantes. 

Por su riqueza en fibras, pectina y lignina, tiene un particular efecto en la flora intestinal, disminuyendo bacterias e incrementando la flora de lactobacilos.

Por su parte la pectina, ampliamente conocida como espesante, tiene otras propiedades: además de laxante es coagulante, bactericida, preventiva del cáncer, reduce el colesterol, ayuda a la formación de las membranas celulares, elimina metales pesados y sustancias radioactivas del organismo, y protege la mucosa intestinal.

Recientes estudios demuestran la gran efectividad de la harina de algarroba contra úlceras, diarreas infantiles e infecciones intestinales. Sus fibras cumplen un triple efecto: convierten el líquido en gel coloidal, distienden las paredes intestinales y estimulan un correcto peristaltismo que elimina las contracciones dolorosas.

El tanino, uno de sus componentes considerado un producto tóxico, está siendo ahora revalorizado como antioxidante y potente protector. Pertenece al grupo de los polifenoles y se investiga su acción como neutralizante de las nitrosaminas, refuerzan los capilares, son antiinflamatorios y antirreumáticos.

La harina de algarroba, sin duda, comenzará a ocupar en nuestras ciudades el lugar que, por derecho propio ya tiene desde tiempo inmemorial en nuestros campos.

Como todo alimento natural, resulta un verdadero placer utilizarlo en la preparación de distintos postres. Su olor suave y cálido nos recuerda las familias que trabajan en su recolección que sin duda lo hacen todos unidos, recitando viejas plegarias o cantando tradicionales melodías en agradecimiento al Árbol por excelencia: el algarrobo. 

La algarroba I

Ha llegado la temporada de la reclección de la algarroba, así que con este articulo quiero dar a conocer lo maravillosa que es esta planta tan olvidada y relegada a la alimentacón animal en nuestra zona.


Vainas de algarroba cogiendo color


La algarroba, nombre de origen árabe, es el fruto del algarrobo, árbol que puede alcanzar hasta dieciocho metros de altura y dos metros de diámetro.

La algarroba, Prosopis pallida, es una vaina de color castaño oscuro que puede medir hasta treinta centímetros.
Existen dos tipos de algarroba: la blanca y la negra. Cada una de ellas tiene diferentes usos, a la blanca se le da un uso culinario y la negra es usada como alternativa al chocolate y en la industria farmacéutica. Los dos tipos de algarroba se usan como alimento para el ganado.
La algarroba fue muy utilizada para el consumo humano en periodos de escasez, por ejemplo durante la guerra civil española.

Propiedades de la algarroba

·        Es un alimento energético, ya que contiene un 50% de azúcar natural y un 10% de proteínas.
·        Las semillas son ricas en fibra soluble por lo que facilitan la digestión.
·        No posee gluten por lo que es un alimento apto para celíacos.
·        La algarroba es rica en fibra, beneficia la flora intestinal incrementando los lactobacilos.
·        Mezclada con jugo de arándanos estimula el funcionamiento de los riñones.
·        Es muy rica en taninos, un potente antioxidante natural.
·        Moliendo la algarroba se obtiene una harina con la que se prepara un pan llamado Patay.
·        Fermentando la algarroba también se obtiene una bebida alcohólica llamada Aloja.
·        Puede ser usada para sustituir al cacao en la elaboración del chocolate.
·        Se usa como espesante en la elaboración de algunos alimentos.
·        La algarroba ejerce una acción favorable contra las inflamaciones de las mucosas, reduciendo la irritación, tanto en vías respiratorias como digestivas.


Información nutricional (por 100 g.)

·        Proteínas 10%
·        Carbohidratos totales 67%
·        Azúcares naturales 50%
·        Calorías 315.
·        Fibra no soluble 11,5%
·        Fibra dietética soluble 0.5%
·        Vitamina B6 2 mg./kg.
Es una buena fuente de vitaminas del grupo B como la B1 o tiamina, la B2 o riboflavina (1 mg./kg.), la B3 o niacina y de pro-vitamina A o beta-caroteno.
Es rica en potasio, magnesio, fósforo (0.2%), hierro (20 mg./kg.), calcio (0.2%) y silicio.

¿Sabías que...?

·        La algarroba debe conservarse en lugares frescos y secos.
·        Ha sido reconocida como "alimento natural".
·        La algarroba se utilizaba como un endulzante y complemento digestivo en el Antiguo Egipto.
·        El garrofín, también llamado goma de carauba o goma ceratonia, se utiliza mucho en la industria alimentaria como aditivo en la elaboración de toda clase de salsas.
·        El término quilate proviene de la palabra griega usada para designar la algarroba, cuyas semillas se utilizaban como peso en la antigüedad.

·        El "chocolate" de algarroba es una buena alternativa al cacao ya que es muchísimo más bajo en grasas (sólo el 3%) frente a un 40% del cacao. El sabor, eso si, no es tan dulzón.