domingo, 8 de abril de 2012

Aceite de caléndula casero



ACEITE DE CALENDULA
(Calendula officinalis)



Es una hierba anual que crece de manera silvestre entre 30 y 60 cm. de altura, sus flores poseen un color que varía entre amarillo blanquecino hasta un rojo o anaranjado muy intenso. Si la observamos durante todo el día, veremos cómo sus hermosas flores toman un descanso por la noche, cerrando sus pétalos, para luego abrirse nuevamente frente a los primeros rayos de sol.
Buscando obtener el aceite de Caléndula, las flores son secadas de manera inmediata a su recolección a una temperatura no mayor a los 80 grados centígrados (puesto que si elevamos la temperatura, correremos el riesgo de perder algunos de sus principios activos); también suelen utilizarse porciones de la planta fresca.
Las zonas de mayor crecimiento son el Sur de Europa y el Oriente cercano.
Esta planta también puede ser llamada vulgarmente como Maravilla, Flor de todos los meses, Mejicanas, Tudescas, Flamenquilla, Flamencuela, Mercadela, Reinita, Flor de muerto (puesto que su aroma puede resultar sumamente desagradable), Rosa de muertos, Flor de difunto o botón de oro. Es muy importante cuando estudiamos sobre Aromaterapia, conocer todos los nombres con los cuales suele ser llamada la misma planta en diferentes pueblos del mundo, es por ello que en el curso gratuito que brindamos (Aromaterapia en la vida cotidiana) solemos consultar a nuestros alumnos de regiones más alejadas y pueblos pequeños, sobre los nombres populares que suelen otorgarles, según sus propias tradiciones y costumbres.
El nombre Caléndula proviene del latín Calendae (calendario), otorgado por los romanos, ya que florece en cualquier mes del año (incluso en Invierno si no es muy frío). También la llamaban Solsequium, que quiere decir "que sigue al sol" acción que realizan las flores de caléndula al igual que los girasoles (recordemos que sus flores se cierran por la noche).


Algunas de las propiedades más conocidas son:
- Es desinflamante (ideal para combatir la hinchazón de los ojos), antiséptica, antiparasitaria, antifúngica y cicatrizante.
- Fortalece al sistema inmunológico.
- Alivia contusiones, golpes, torceduras, caídas, etc. (incluso si existen heridas, pero mientras las mismas no sean supurantes).
- Útil en los eczemas, úlceras, quemaduras (sobre todo las producidas por el sol), y picaduras de insectos o de medusas (aguas vivas). Es por ello que recomiendo tener siempre lista una crema de caléndula a la hora de ir a la playa.
- Benéfica para problemas de la piel, acné, irritaciones cutáneas, forúnculos, abscesos, dermatitis, paspaduras, piel seca y sensible, gingivitis y llagas.
- Utilizada en tratamientos contra la hipertensión, oliguria, taquicardia y arritmia.
- En menstruaciones dolorosas y amenorrea, regulariza la menstruación. Se recomienda para baños vaginales ya que ayuda a eliminar la leucorrea o flujo blanco con mal olor y picazón.
- Ha comenzado a utilizarse en tratamientos contra tumores cancerosos.


Precauciones muy importantes a tener en cuenta: no debe utilizarse el aceite de Caléndula en caso de embarazo puesto que estimula el útero. Recuerde que NUNCA se deben colocar sustancias grasosas, como ungüento o aceite de Caléndula (ni de ningún otro tipo), sobre heridas supurantes (en estos casos se puede aplicar té de Caléndula).





ACEITE CASERO DE CALENDULA: En estos días mi hermana esta realizando su propio aceite casero de Caléndula. Recuerda que una vez elaborado se debe conservar en un frasco de vidrio de color oscuro (puede ser marrón o azul), lejos de los rayos directos del sol (por su volatilidad) y es preferible que el frasco posea un gotero para que su utilización sea más cómoda (sólo necesitaremos unas pocas gotas del aceite y sin el gotero es probable que se desperdicie mayor cantidad, se vuelque o nos manchemos). Nos valdremos como base de la preparación de un aceite común (como puede ser el de oliva) que haya sido extraído en forma fría (la primera prensión es generalmente realizada de esta manera y nos garantiza que el aceite mantenga sus propiedades esenciales). En una dietética o negocio especializado compraremos flores de Caléndula y las mezclaremos con el aceite. La proporción de aceite es la suficiente para cubrir a las flores, es decir, debemos colocar un poco más de aceite que de flores. A toda la preparación la guardaremos en un frasco de vidrio cerrado y la pondremos en un lugar que reciba los rayos del sol por lo menos cuatro horas diarias. Lo dejaremos estacionar entre 3 y 4 semanas, agitándolo diariamente. Concluido el plazo, filtraremos el aceite procurando quitar todos los residuos florales. Si deseamos obtener un aceite más concentrado, repetiremos la operación.