¿Tienen sentimientos las plantas?




Hasta hace poco tiempo, cuando las mujeres hablaban con sus plantas de interior, los hombres se reían de ellas. Pero las pruebas científicas han demostrado que estas mujeres tenían razón: la plantas tienen alma, y eso resulta evidente para los que las aman.

Las pruebas se hicieron con un detector de mentiras, un aparato eléctrico con un indicador que describe una curva sobre una hoja de papel de acuerdo con las vibraciones que registra.

Se unió un detector de este tipo a una planta y se registró su campo de vibración, campo de vida o “campo V”. Cuando la planta era pellizcada, es decir, cuando se le infligía dolor, el detector reaccionaba de forma violenta. Finalmente, en la misma habitación, se arrojó un camarón vivo en agua hirviendo y la planta se agitó con indignación.

La sensibilidad de las plantas

Las personas sensibles saben desde hace tiempo que las plantas crecen mejor si se les dirigen palabras amables, se las toca con cariño, ose se les impone la mano un momento de cada día con buenas intenciones) para irradiarles amor. Y la planta agradecida demostrará su amor. Nuestras plantas cuando son cuidadas de esta forman se conectan con nosotros, sus campos de vibración o esquemas de vida (bioplasmas) coinciden. Lo que a partir de entonces impulsa o afecta a uno afecta también al mismo tiempo al otro.

Un ser, consciente o inconscientemente, llama a otro pidiendo ayuda.

Hay personas que creen oir gemir a todo el prado cuando se siega el césped. Y todo por que creemos que el césped debe ser segado, por que la hierba larga, cuando esta húmeda, no resulta conveniente para que la gente ande o se siente sobre ella.

Poco a poco los vendedores de semillas van informando de la existencia de otros tipos de hierba que crecen poco y están moteadas de pequeñas flores, como el antiguo pasto de primavera.

Música

Es bien conocido que las plantas son sensibles a la música. Cuando se descubrió este hecho, se colocaron altavoces en los interminables y monótonos campos de maíz de Canadá para emitir, música para los cereales en los días veraniegos. Se ha demostrado que el cereal aprecia particularmente la música clásica, crece más rápidamente, se hace abundante y forma más semillas. En cambio la música moderna puede producir el resultado opuesto.

Las plantas de interior crecen hermosas en las habitaciones donde regularmente se escucha música de piano. Esto no quiere decir que las plantas oigan del mismo modo que los humanos, sino que absorben las vibraciones de la música en sus propios campos vibratorios y así se ven sometidas a su influencia.

No se sabe hasta que punto las plantas pueden ser conscientes del dolor o la pena que les inflingimos. Es evidente que tienen un tipo de conciencia similar a la del hombre que está soñando.

Esperemos que la gente acabe tomando mas interés por la vida que les rodea tan rica en sorpresas, del mismo modo que la vida sobre la tierra el una secuencia de sorpresas para un niño pequeño. Es necesario experimentar que todo esta conectado con todo.

Entradas populares