El muérdago como planta medicinal


Se trata de una planta “huésped”, es decir, que enraiza sobre el tejido vivo de otras plantas y no sobre la tierra. Sus bayas, primero verdes y luego blancas, al madurar contienen una sustancia muy pegajosa que se adhiere y luego germina en el tronco de los árboles como las encinas, pinos, manzanos o robles, de los que toma su savia para vivir.

Una planta así, que “no es ni del Cielo ni de la Tierra”, que no toca el suelo ni se mantiene en el aire por si misma, por fuerza debería recogerse en un respetuoso ritual, cortándola con una hoz de oro sin que caiga al suelo y según la tradición “pidiéndole permiso”.

PROPIEDADES MEDICINALES
La planta lo merece. Se utilizará bajo prescripción médica, si bien existen recetas para tomarlo en forma de tisana.
Hoy en día se emplea generalmente en forma de inyecciones. Como planta medicinal clásica regula el ritmo cardiaco y es antiepiléptica y antirreumática. También está indicada en caso de fibromialgias o de zumbido en los oídos (tinnus).

Las bayas de muérdago no deben ingerirse. Producen alteraciones nerviosas y cardiacas que pueden llegar a ser mortales. Estudios recientes han demostrado que el empleo de hojas y ramas jóvenes de muérdago, administradas de forma oral es efectivo sólo durante algunos meses. Por eso su acción resulta más rápida en inyecciones.

MUÉRDAGO Y EL CANCER
Hoy en día su aplicación más espectacular está en el uso de extractos de muérdago (como “Iscador”, elaborado por laboratorios antroposóficos) para el tratamiento anterior y posterior a tumores malignos. Sus propiedades antitumorales residen en su poder de activar el timo, lo cual ayuda al desarrollo de inmunidad inespecífica.

CALCULOS BILIARES
Se preparará una decocción de raíz de muérdago y 1 litro de zumo de limón. Un vasito al dia.

FIEBRE
La fiebre es una reacción natural del organismo que no conviene suprimir con antitérmicos; las aplicaciones de hidroterapia (compresas, envolturas) ayudan con eficacia a aliviar la fiebre sin interferir negativamente en las reacciones  naturales del organismo. Desde tiempo inmemorial se usaban tisanas de muérdago para combatir la fiebre.

DOLOR DE CABEZA
Se preparaba una tisana en decocción con : 25g de melisa, 15g de manzanilla, 20g de tomillo, 20 g de árnica, 15g de ruda y 15g de muérdago.

Entradas populares